Alimentacion activa - Shabama

Alimentacion activa

alimentacion activaCon el cambio de estación , es de esperar la aparición de las famosas enfermedades de otoño, protagonizadas por la gripe y el resfriado. El resfriado común se caracteriza por congestión de nariz y un goteo constante desde la misma, que suele ser el más molesto de los síntomas.

Con la finalidad de prevenir su desarrollo no sólo es indispensable cuidarse del frío, sino que el estilo de vida puede contribuir a su prevención y dentro de éste, la dieta es un aspecto clave a considerar.
Lo primordial es mantener nuestras defensas intactas para que al momento de necesitarlas, puedan superar con éxito la batalla contra los virus o bacterias.

La vitamina C es uno de los componentes que más contribuye con un buen sistema inmunológico y si bien no puede curar un resfriado, puede prevenir su desarrollo y las consecuencias del mismo. Por lo tanto, un jugo de naranja recién exprimido, así como cítricos frescos, brócoli, pimientos o vegetales de hojas verdes pueden ser de gran ayuda.

Asimismo, el zinc es esencial para un correcto funcionamiento de las defensas del organismo y se ha comprobado que reduce la duración de los resfriados. Lo podemos encontrar en mariscos, germen de trigo, levadura, hígado o pescados.
Los antioxidantes como la vitamina A, vitamina E y selenio son nutrientes esenciales para una correcta respuesta inmunitaria por parte de nuestro cuerpo. Por ello, no pueden faltar en una dieta otoñal las frutas secas, los vegetales de hoja verde, las hortalizas color amarillo o naranja, así como tampoco los granos enteros y legumbres.

La miel es otro de los alimentos asociados frecuentemente a la mejoría de los síntomas de un resfriado común, pero debido a su alto contenido en azúcares, se recomienda consumirla con moderación. Entre otros alimentos inmunoestimulantes que contribuyen a descongestionar la nariz se encuentran el ajo, la cebolla y algunas hierbas como el orégano o la albahaca.
Respecto a la calidad de la dieta, además de no olvidar estos alimentos que pueden fortalecer tus defensas y prevenir un resfriado, debemos recordar que una alimentación abundante y copiosa nunca es recomendable más allá de la estación del año en que nos encontremos.

Como siempre es mejor prevenir que curar, no pierdas de vista los alimentos nombrados, así como el resto de las frutas y verduras de estación que te permitirán una dieta variada con suficiente contenido de vitaminas y minerales.

Reforzar las defensas - Alimentacion activa

Tras numerosos estudios a favor y en contra de su eficacia , una investigación realizada en La universidad de Connecticut y dada a conocer por “The Lancet Infectious Diseases” ha concluido que la equinácea estimula el sistema inmunitario .
Lo que la medicina naturista lleva postulando desde hace décadas por fin lo ha confirmado la ciencia: la equinácea ayuda a prevenir y curar los resfriados.

El estudio citado afirma que el consumo adecuado reduce un 58% las probabilidades de sufrir la infección vírica y acorta en un día y medio la duración de los síntomas. No se aconseja tomar en pacientes con enfermedades autoinmunes ni en el embarazo y lactancia.

La equinacea está disponible en el mercado en diferentes versiones: capsulas, tintura, jarabe, … Como siempre es mejor consultar con un profesional experto. Pero lo que no ha podido revelar todavía ningún estudio hasta la fecha es cuáles son los principios activos que explican el efecto inmunoestimulante de la equinácea.

Por tanto, el secreto sigue permaneciendo intacto en las praderas del Norte de América que es de donde es originaria esta planta re-descubierta por los colonos europeos pero utilizada históricamente por las tribus indias para curar heridas de mordeduras de serpientes o insectos venenosos y para combatir la tos, resfriados y los típicos síntomas del invierno. Allí está bien guardado el secreto a la espera que el mundo lo llegue a desvelar.

Vitamina C. La acerola

La fruta que representa a la vitamina C siempre ha sido la naranja, pero no es la única, la acerola tiene hasta 20 veces más cantidad de vitamina C que la naranja, ahí es nada. 100 gramos de acerola nos aportan de 1000 a 2000 miligramos de vitamina C, cuando las necesidades diarias son de 60 mg, por tanto con sólo una acerola al día (10-15 gramos) las necesidades están cubiertas de sobra.

La acerola es un fruto pequeño parecido a la cereza que nace del árbol del acerolo, el color es rojo o amarillo según la variedad. El sabor es ácido pero no en exceso, lo que le da un toque muy sabroso. Al ser pequeñitas y tener las semillas gruesas digamos que hay poco fruto en una sóla acerola, pero son como las pipas, una vez que empiezas no puedes parar y 5-10 te puedes comer tranquilamente de una sentada.

Una vez más vemos como eligiendo el alimento adecuado podemos aportar al cuerpo nutrientes fundamentales. Además recordemos que la vitamina C es un gran antioxidante.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *